martes, 18 de abril de 2017

RELEGANDO PUNTOS


Torneo 1ª División A
Temporada 2016/17

Fecha 20

BOCA JUNIORS 1 - Patronato 1

*****





*****

16.04.2017

Dejar pasar un tren

   Insólito empate en un gol frente a un limitadísimo Patronato en casa y Boca deja pasar la oportunidad de escaparse aún más en la punta. Ojalá al final no lamentemos estos puntos.
Así vio La Nación el partido:
Tan pesada y profunda fue la siesta que se durmió Boca que ni el aliento de toda la Bombonera pudo despertarlo. Y no fue una somnolencia breve y fugaz, de esas que no terminan alterando la productividad del día. No, todo lo contrario. Duró los 90 minutos y el descuento. Fue a tiempo completo, sin interrupciones. Un sueño en el que iba ganando sin hacer nada y que terminó con la pesadilla de un empate que le hace más daño a su imagen futbolística que a su contabilidad de puntero.

Sucumbió a la misma dejadez que cuando perdió de local ante Talleres. Esa noche, la mayoría de sus perseguidores ya habían resignado puntos, como en esta fecha, y Boca también rifó la posibilidad de enviar un mensaje con autoridad. A veces, Boca se golpea el pecho y grita "acá estoy, por estas razones soy el puntero", como ocurrió una semana atrás en la convincente victoria sobre Vélez. Y en otras ocasiones, Boca se esconde, se esfuma y da a entender que es un puntero demasiado titubeante.

Hasta para vencer a un rival tan limitado como Patronato es necesario mostrar algo, sacudirse la parsimonia. El único que jugó con la intensidad y concentración que requiere la alta competencia para ganar un partido fue el colombiano Barrios. Fue salida desde atrás, recuperó varias pelotas, estuvo atento a los relevos. Sólo le faltó contagiar a unos compañeros que a lo mejor creyeron que con el reemplazante de Gago y Sebastián Pérez era suficiente.

Rendimientos como el de anoche ponen en tela de juicio la consideración de que Boca tiene el mejor plantel. La realidad indica que para algunos puestos cuenta con buen recambio. Barrios cubrió eficazmente la función de Gago, aun con otras características, ya que el colombiano tiene más marca. Pero Gago, que está cerca de reaparecer tras la recuperación de un desgarro, no puede quedar al margen de ninguna formación. Si Barrios anoche fue valioso, Gago hubiera sido indispensable porque su aporte no lo asume ningún otro. Por esto debe entenderse jerarquía, voz de mando, personalidad para pedir la pelota y activar algún circuito de juego. Todo esto le faltó a Boca, sumido en una liviandad insufrible.

Si Barrios rindió para quedar entre los titulares y sólo un trasnochado puede imaginar a Gago fuera del equipo, Barros Schelotto deberá reconsiderar la integración del medio campo. En caso de que Gago vaya de interior, posición que le sienta mejor que a Barrios, estarían sobrando Bentancur o Pablo Pérez, dos piezas poco menos que intocables para el Mellizo. O quizá se anime a reformular el esquema 4-3-3, toda vez que la larga ausencia de Centurión no tiene a un reemplazante de garantía en Solis o Junior Benítez.

Probablemente, una línea media con Gago, Barrios, Pérez y Bentancur, más Pavón y Benedetto como dupla ofensiva, le venga bien a un equipo con tendencia al desequilibrio, que tampoco descansa en la solidez defensiva.

Lo concreto es que tienen trabajo los Barros Schelotto. No sólo en la elección de los hombres, sino también en la transmisión de un discurso que los haga reaccionar, que les haga ver el compromiso y la responsabilidad de un puntero, que encima se llama Boca. Es hasta cierto punto inadmisible la desidia que envolvió al equipo. Bértoli, un arquero que a los 38 años pisó por primera vez la Bombonera en su partido 500, tuvo que atajar la primera pelota a los 29 minutos, tras un cabezazo de Bentancur. De tan poco exigido, quizá Bertoli se distrajo y no salió a cortar con decisión el centro de Solís que cabeceó al gol Benedetto. El centrodelantero había tenido otros tres intentos, todos desviados, pero apareció para confirmarse como el goleador del equipo, con 12 tantos. Y también para hacer buenas las declaraciones que entresemana había dejado el ex futbolista y ahora músico Daniel Osvaldo: "Al final, lo de mi puchito cerró por todos lados, ja. Yo soy feliz con mi banda de rock y Benedetto no para de hacer goles. Todos contentos".

Boca creyó erróneamente que era un partido para ganarlo con la pose relajada de quien fuma un cigarrillo. Hizo el gol segundos antes de que finalizara el primer tiempo. El 1-0 no debería haber ahorrado una fuerte levantada en peso de Barros Schelotto en el vestuario.

Pero Boca siguió en su atonía. Engañado hasta con el resultado, porque un exiguo 1-0 no justificaba las resoluciones displicentes de Benedetto y Pavón, como si el encuentro estuviera definido y el tiempo que quedaba fuera para el lucimiento personal.

Es cierto que Patronato preocupaba muy poco en ataque. Por algo es un equipo que sólo había convertido un gol en sus últimos cinco partidos de visitante, y que de local venía de sufrir la tunda de un 5-0 contra Independiente. Es limitado, pero no ignorante como para no advertir que enfrente había un rival con la cabeza en cualquier lado y las piernas aletargadas.

Desde el banco surgió el envión que faltaba en la cancha. Bertocchi y Quiroga aportaron centímetros para cazar pelotazos y Arce se coló entre el hueco que dejaron Vergini e Insaurralde para aprovechar una pelota suelta y empatar.

Castigo para este Boca apático, pesado como si se hubiera empanzado con una rosca de Pascuas. Su silueta de puntero no seduce..

*****






domingo, 2 de abril de 2017

lunes, 27 de marzo de 2017

EN SAN JUAN, MAS AZUL Y ORO!


Torneo 1ª División A
Temporada 2016/17

Fecha 17

S.M. de San Juan 1 - BOCA JUNIORS 2

*****





*****

26.03.2017

Triunfo y punta en soledad

   Quinto triunfo consecutivo de Boca en carácter de visitante, esta vez en San Juan, ante el San Martín local, en un 2-1 que llama a engaño del desarrollo del partido. No fue parejo y si hubiera tenido un poquito más de efectividad, Boca lo pudo definir por cifras mucho más abultadas.
Así lo vieron los amigos de www.soyboca.com.ar
" Y ganó Boca nomas. Fue un 2 a 1 merecido por lo realizado en el segundo tiempo, con goles de Pavón y Centurión que además fue la figura.

Boca se retiró ganando el primer tiempo con aquel golazo de Pavón, pero la imagen que dejo fue a nada. No jugó bien el Xeneize durante la etapa y dejo que este pobre equipo Sanjuanino le manejara una gran porción del juego y por momentos se aproximara al arco de Boca.

En ese contexto sobresalió Centurión que se las arreglo para aportar frescura y algunas jugadas y en mucho menor medida Fernando Gago que paradójicamente hoy le pego bien en las pelotas paradas. El resto chato y sin ideas ni juego que hubiesen aportado. Si Boca hubiera tenido alguna dosis de sagacidad futbolera, debería haberse retirado al vestuario con más goles de ventaja, pero las ideas estuvieron ausentes.

El segundo tiempo arrancó con otra tónica ya que el partido se abrió a la par de la necesidad de los locales para tratar de igualar. Y en esos espacios Boca encontró la tranquilidad que le dio el 2do gol bien maniobrado por Benedetto y definido por la figura de Boca y del partido Ricardo Centurión.

Hubo un llamado de atención sobre los 35 minutos pero había claro fuera de juego del local. Sin embargo y para analizar que contra este paupérrimo rival casi siempre ganaron los locales en el área de Boca y que seguramente ante un rival de más fuste eso se hubiera pagado caro. Y ese llamado de atención se concretó sobre los 42 con el descuento y a remarla los últimos minutos en los cuales Boca perdió varias claras situaciones…
Finalmente se ganó qué es lo importante, pero aun así el equipo no dio garantías. Jugó contra un conjunto muy pobre que está en los últimos lugares del torneo y que está más para el argentino B que para la categoría.
Pero goles son amores y triunfos. Y Boca los consiguió. Y los mira a todos desde arriba en soledad, que no es poco.  "

*****





martes, 21 de marzo de 2017

POR DOS ERRORES...


Torneo 1ª División A
Temporada 2016/17

Fecha 16

BOCA JUNIORS 1 - Talleres Cba. 2

*****





*****

19.03.2017

   Oportunidad desperdiciada

Boca dejó pasar una inmejorable oportunidad de alejarse en la punta del torneo. Empezó el partido sabiendo de la derrota de San Lorenzo, se puso en ventaja a los 20´, y sin embargo terminó perdiendo 1-2 frente a un sorprendente (en el buen sentido) Talleres cordobés.
Fue un partido raro. Con un comienzo en el que Boca se pierde el gol al minuto, cuando Pavón no define bien frente al arquero. Una constante de los últimos meses las malas definiciones de Pavón. Boca era incisivo, atacaba mucho por afuera y llegaba a los últimos metros con facilidad. Sin embargo, Talleres, en vez de encerrarse en su campo, siempre trató bien la pelota, se adelantó unos metros y comenzó a presionar bien arriba, lo que por un buen rato complicó y mucho a Boca. Recién sobre los 20´se pudo volver a pisar en campo rival y ahí llegó el gol de Junior Benítez que la empujó sobre la línea. Parecía que al igual que la semana pasada con similar desarrollo ante Banfield, todo iría resolviéndose fácilmente. Talleres no inquietaba, al retroceder unos metros Boca se les complicaba llegar, pero en la última jugada del primer tiempo, un saque de Rossi algo corto, un cabezazo en media cancha, un toque de primera al centrodelantero que pica entre nuestros centrales (dormidos), definición de primera y empate impensado.
   El comienzo del segundo tiempo fue todo de Boca. Llegaba seguido, pero no fue efectivo. El arquero, el palo, el árbitro negando una clara mano-penal (que suerte que fue en contra nuestro, así la legión de indignados por el milimétrico orsay cobrado a Banfield tendrán descanso esta semana), todo conspiró para que no se produjera la ventaja. Y Talleres esperaba agazapado. Ya había entrado el "Tucu" Palacios, ubicado bien abierto sobre la izquierda, era cuestión de esperar un error de Peruzzi. Y Peruzzi no falla en eso de fallar. Un horror garrafal en un pelotazo sin importancia que quiere dejar salir, se deja ganar la posición por Palacios, desborde, centro, rebote de uno que tira al arco, le queda solitaria a un rival y gol de Talleres. Baldazo de agua helada.
Ya había salido lesionado Junior y entró Bou, salió Pablo Pérez sentido y entró Barrios. Poco se pudo hacer. Se siguió atacando, con menos claridad, se intento no perder la calma y por momento se entró en la abulia. Así se fueron yendo los minutos de un partido raro, que empezó como para la fiesta y terminó con una derrota impensada.
 Se cortó una racha de 14 partidos invictos. Se volvió a perder en La Bombonera, por torneo local, después de más de un año. Talleres nos volvió a ganar en casa después de más de 30 años. No dejó nada positivo este domingo
Publicado por Eddie.

*****