lunes, 18 de marzo de 2019

K.O. A San Martín de Tucumán


TORNEO SUPERLIGA

17.03.2019

FECHA 23

S.M. de Tucumán 1 - BOCA JUNIORS 4

*****





*****


18/3/19

Goleada de verdugo

Boca paseo su poderío ofensivo por Tucumán, goleó 4-1 al local San Martín y lo condenó a descender a la B Nacional cuando aún faltan 2 fechas. Los tucumanos acaban de pagar el precio que pagan muchos de los que recién ascienden. El sistema de promedios los obliga a realizar una buena campaña en la primer temporada y eso es bastante dificultoso. En este caso cambiaron tres veces de técnico en 20 fechas recurriendo al "milagrero" Caruso Lombardi para intentar la permanencia. Nobleza obliga, a pesar de ser vendedor de ilusiones, mucho no se le podía, cuando asumió a 5 partidos del final y tenía que ganar 4 para salvarse.
Como podía preveerse, entre la necesidad y el empuje de su gente que llenó el estadio, los locales salieron a presionar y maniatar a Boca.  Durante los 20-25 minutos que les duró la nafta, se pusieron en ventaja, obligaron a un par de revolcones a Andrada y les anularon (bien) un gol. A partir de ese momento, un par de movimientos ordenados por Alfaro (corrió a Nandez a la izquierda, soltó a Bebelo más por el medio y lo hizo asociarse con Mauro que no quedaba tan abierto), esto emparejó el trámite. Se perdió el empate Wanchope sobre la media hora y minutos después lo consiguió empujando un tiro de Mauro abajo del arco.
El segundo tiempo mostró de arranque un Boca más adelantado y dispuesto a lastimar. Bebelo coronó su mejor partido con una vaselina digna del Diego o Lionel y ahí se derrumbó el local. Se adelantaron por inercia y dejaron huecos para la contra. Lisandro, de flojo partido, metió el tercero de cabeza en un anticipo ofensivo a la altura del primer palo. Párrafo aparte, Boca vuelve después de años a tener peso en las pelotas paradas ofensivas, porque después de demasiado tiempo se vuelve a trabajar en ese aspecto muchas veces decisivo del juego.
Con el partido liquidado entraron Carlitos y Pipa. Desborde de Benedetto y Nandez que llega para empujarla.
Ya estamos clasificados a la Libertadores 2020, faltan 2 puntitos para asegurar que sea en la fase de grupos, el equipo se va consolidando (10 goles a favor, 1 en contra en los últimos 3 partidos), las ideas del dt empiezan a plasmarse, aparecen variantes, llegan los volantes, meten goles los defensores. Estamos en el camino correcto.

Publicado por Eddie





*****














sábado, 16 de marzo de 2019

TUCUMAN DE AZUL Y ORO!!!



BIENVENIDO
BOQUITA
QUERIDO!!!



FANÁTICOS. Hinchas de BOCA esperaron al plantel en su arribo a Tucumán. 
LA GACETA / DIEGO ARÁOZ

Tucumán a tus pies!!!


martes, 12 de marzo de 2019

REACCION EFECTIVA


CONMEBOL LPQTP!!!

Copa Libertadores de América

Grupo G

Fecha 2

BOCA JUNIORS 3 - D. Tolima 0

*****






*****

13/3/19


Noche cerrada en el primer tiempo. Amanecer luminoso al iniciarse el segundo tiempo. Así, sin escala de grises, del negro al blanco fue el partido de Boca ante Tolima.
Un Boca abúlico, con posesión y sin movilidad en el primer tiempo, fácil presa de una presión ordenada de los colombianos en su propio campo y una vez perdida la pelota soportar contragolpes veloces con los dos extremos ganando las espaldas de lis laterales y descargando para la entrada de dos o tres por el medio. De hecho estuvo Tolima cerca de ponerse en ventaja no menos de tres veces y lo estuvo desde el mismo comienzo del partido. Un Boca estático y partido, con Mauro demasiado pegado a la raya, Carlitos debiendo bajar demasiado y Pipa aislado, solo Villa se mostraba picante paea desbordar por derecha pero no encontraba conexiones. Los laterales, fundamentales para equilibrar el medio sufrían con los pases largos a sus espaldas. Por suerte llegó el final de la etapa cin el marcador en 0.
En el entretiempo se alinearon los planetas. Alfaro hizo algunas correcciones y el equipo salió con otra predisposición y movilidad. Sumado a esto Tolima pareció haber sentido el esfuerzo del primer tiempo y todo fue diferente. Sobre los 5 minutos se destrabó el trámite con un tiro libre con el sello de Mauro (y un oportuno desvío). A partir de entonces, Tlima shockeado y obligado a salir dejó espacios y en una ráfaga de 10 minutos, dos contragolpes perfectos para que Pipa y Mauro clavaran el 3-0 y partido liquidado. La media hora siguiente estuvo de más. Boca se floreo, Tolima se resignó y los minutos pasaron lentamente.
Segunda victoria por 3-0 en 72 hs. No es poca cosa. Falta aún, sobre todo rdgularidad de los buenos momentos, pero estamos encaminados, bien mirado quizás hasta más rápido de lo que la lógica hubiera indicado.
Ahora Boca encabeza el grupo G y el 2 de abril cerrará la primer rueda visitando a Paranaense que debutó con derrota en Colombia y mañana recibe a Wilstermann. Falta para eso. El domingo toca visitar Tucumán y quizás ya asegurar el pase a la próxima Libertadores.

Publicado por Eddie


*****



domingo, 10 de marzo de 2019

UN CUERVO CON FUTURO NEGRO!!!


TORNEO SUPERLIGA 2018-2019

FECHA 23

09.03.2019

BOCA JUNIORS 3 - casl 0


*****









*****

10.03.2019

Goleada y demolición

Boca estrenó en el ciclo Alfaro las 3 G, ganó-gustó-goleó y así vieron el partido en www.lanacion.com.ar

Demoledor de principio a fin: Boca goleó 3 a 0 a San Lorenzo, que profundiza su crisis y se hunde en el último puesto de la Superliga. El equipo xeneize anotó rápido por intermedio de Mauro Zárate y luego aumentaron Nahitan Nandez y Sebastián Villa. En tanto, el arquero del Ciclón, Fernando Monetti, fue expulsado por una insólita falta a Wanchope Abila.
De punta a punta. Si a Boca se le achaca de un tiempo a esta parte la deuda en los clásicos, frente a San Lorenzo se sacó una mochila. Con autoridad colectiva y jerarquía individual, el equipo de Gustavo Alfaro jugó su mejor partido desde la asunción del santafesino como entrenador, aplastó a su rival y encaminó la clasificación a la Copa Libertadores 2020.
Para Alfaro, precisamente, era su primer clásico como director técnico de Boca. Su equipo no defraudó y ofreció una actuación soberbia frente a un rival que padeció el partido los 90 minutos. Así, los locales redujeron a la mínima expresión a un San Lorenzo que se hunde en el fondo de la tabla de la Superliga.
Quizás, los primeros 20 minutos de Boca fueron de lo más lucido desde la llegada de Alfaro como entrenador. Fino, enfocado, exhibiendo carácter y con el pulso firme, el equipo sometía a San Lorenzo. Los visitantes tenían enormes problemas para defenderse y se advertía que la línea de fondo era fácilmente vulnerable. Los laterales, tanto Víctor Salazar como Damián Pérez, tenían dudas en cada una de las salidas.Y en uno de esos errores por el sector derecho nació el golazo de Mauro Zárate, que sacó un remate muy preciso que ingresó pegado al palo izquierdo del arquero Fernando Monetti. Una maniobra con el sello del ex atacante de Vélez.

Con una marcha más, los de la Ribera justificaban la diferencia por dominio de pelota y presencia en el campo rival, y el buen manejo de balón de Reynoso. Los de la Ribera tenían una perfecta ocupación de espacios que produjeron con el generoso despliegue de sus volantes, con buen tino para distribuir el balón.
Boca exhibió la actitud de no refugiarse en la ventaja, sino que se mandó al ataque en pos de aumentarla. Una gran jugada de Ramón Ábila con una corrida desde la mitad de la cancha podría haber dejado al borde del nocaut a los azulgranas, pero el centrodeldntero definió mal ante la salida de Monetti.
San Lorenzo era un manojo de nervios y las fallas en los pases desequilibraron muchas veces la estructura del equipo. Sin un estilo de juego definido, apenas el empuje de Marcos Senesi era un argumento. Las buenas intenciones de los xeneizes no lo dejaron exento de algún susto: un cabezazo de Nicolás Reniero rebotó en el travesaño cuando estaba por finalizar la primera mitad.

El inicio del segundo tiempo no arrojó cambios en el desarrollo. Por el contrario, la superioridad de Boca se manifestaba en todos los sectores de la cancha. Lo desbordaba por todos lados. Sebastián Villa, de entrada, sacó un derechazo que dio en el palo. Los volantes azulgranas no lograban interceptar los avances del rival. Y como si eso fuese poco, los errores de los defensores se sumaron. Algún envío de pelota parada parecía ser la única opción del conjunto de Almirón. Lo de Boedo es preocupante: las lagunas se repiten y ya se empezó a oír la alarma.

El elenco de Alfaro disponía de tiempo y espacios para administrar la ventaja y era incisivo cuando decidía acelerar. Aparecía eso que se pedía desde las tribunas de la Bombonera: coraje, temple, bravura. Un centro preciso de Reynoso que conectó Nahitan Nandez sentenció el partido cuando promediaba el epílogo. Un rato después hubo tiempo para que Villa marcara la goleada.
La noche de la Bombonera expuso dos realidades bien diferentes. Jorge Almirón deberá hurgar en lo más profundo del plantel para encontrar las alternativas necesarias para recuperar a un grupo golpeado. ¿Qué será del Ciclón? Por ahora, la más pura incógnita tras otra frustración. El equipo está cerca de igualar la peor racha histórica que se dio hace 43 años. En el Metropolitano 1976, San Lorenzo acumuló 16 encuentros sin festejar. De hecho, anoche igualó a las segundas peores seguidillas: en 1989 y en 2005 estuvo quince partidos sin ganar. En el horizonte aparece el próximo miércoles un duelo clave por la Libertadores frente a Junior.

Boca, en tanto, celebró semejante demostración de contundencia. Tuvo una noche renovada y luminosa. Los goles se le caen de los bolsillos.
El objetivo de mínima en esta Superliga está cerca de cumplirse, Boca está con un pie y medio en la próxima Libertadores. El de máxima, si bien todavía matemáticamente se puede, sabemos que en la realidad es altísimamente improbable. Lo bueno es que el equipo viene de menor a mayor, las sensaciones son cada vez mejores y el optimismo va en alza. De donde venimos no es poca cosa.

Publicado por Eddie

*****









miércoles, 6 de marzo de 2019

MUY POCO.


Copa Libertadores 2019

Wilstermann 0 - Boca Juniors 0




*****

06.03.2019

Punto que suma....¿suma?

Empate a cero en Cochabamba ante un débil Jorge Wilstermann. Tercer empate a cero consecutivo en el debut de Copa Libertadores para Boca. Ya lo había hecho en 2016 ante Deportivo Cali (en los últimos estertores del ciclo Arruabarrena) y el año pasado en Lima ante Alianza Lima.
Una cancha muy deteriorada, una altura de 2560 mts. y un rival entusiasta fueron un combo que hace pensar que el punto suma, a condición de ganar los partidos de local.
Justamente el tema de la altura hace pensar que los bolivianos, al contrario de los peruanos el año pasado, no perderán todos los puntos en disputa luego de este empate.
Boca salió a aguantar el partido. Los equipos argentinos en general respetan reverencialmente la altura de Bolivia, a punto tal que Boca, en Copa Libertadores, solo tiene un triunfo ante Oriente Petrolero, que casualmente juega en el llano.
Un 4-4-2 bien marcado ante un rival que no atinó a presionar y desgastar y solo esperaba un error que les permitiera correr al espacio y que el paso de los minutos agotara a los Xeneizes y les abriera el partido.
Fue un partido malo y mediocre. Los locales solo preocupando con tiros de larga y media distancia y solo una clara opción de gol en el segundo tiempo luego de un desborde profundo de Pochi Chávez (la figura) que Andrada con la colaboración de Buffarini desbarataron.
Boca llegó poco y aisladamente. En el primer tiempo solo una incursión al vacío de Almendra que culminó en un clamoroso penal ignorado por el árbitro que estaba al lado y en el segundo tiempo un gol cantado que erró Nandez y un tiro de Bebelo que sacó el arquero al corner.
Andrada seguro y sobrio como habitualmente. Licha cada vez más asentado. Marcone imponiendo su presencia en el medio. Carlitos con mucho despliegue y de a poco volviendo a un nivel más que aceptable, fueron los puntos altos. Bebelo, intermitente, aporta calidad y busca los pases filtrados, Nandez con todo su despliegue que lo hace atropellado de a ratos, Almendra insinúa y no termina de explotar y los laterales, por el temor al desgaste de la altura no se proyectaron como habitualmente.
Quedó la sensación que si Boca apuraba un poquito más se quedaba con los tres puntos. También es entendible el no querer arriesgar todo por un eventual triunfo.
Se viene una semana de decisiones para Alfaro. El sábado frente a San Lorenzo y el martes ante Tolima, ambos de locales. Que equipos plantar en ambos partidos será crucial. En uno para mantenerse en zona de pase directo a la Libertadores 2020 y además que es un rival al que no queremos nada. Y el martes hay que ganar si o si para encaminar tranquilos la clasificación en el grupo, y para que valga el punto de ayer. Tolima le ganó por la mínima a Paranaense como local y vendrá con el objetivo de un resultado positivo que los deje punteros. Recién empieza el grupo y ya los partidos son decisivos.

Publicado por Eddie

*****